jueves, 7 de abril de 2011

El juramento

Segundo día, Laura está tranquila, serena, feliz…quedó con las Lunas para ir juntas a clase, y, como de costumbre, llega tarde.
-Lo siento chicas-dice casi sin aliento-he venido corriendo… ¿Dónde está Ur?
-Tranquila, llega tarde, como todos los días.
-Sí, como ves, no eres la última.
Y al cabo de unos minutos aparece Úrsula, caminando despacio, tranquila con un espejo en una mano y un peine en la otra. Se acerca hacia ellas mientras guarda el peine y el espejo, y saluda cómo si llegase incluso antes de tiempo.
-¡Qué caras tenéis! ¿Os sientan mal los martes verdad? Venga, vámonos que llegamos tarde…
Y se pone a andar como si fuese la primera en llegar, y todas la siguen, ligeras, libres, entre risas, como si se conociesen desde que nacieron…las mejores amigas.
Durante el día las Lunas presentan a Laura a los chicos, quien sonríe e intenta acordarse de los nombres de todos…unos más guapos, otros más musculosos, otros más listos…y en apariencia todos majos.
Mario está abrazando a Natalia, le dice algo al oído y entonces ella se ríe y le besa. Mientras tanto, Lucas ha “raptado” a Andrea, y discuten en un rincón.
-¡Estoy harta de que intentes controlar mi vida!
-¡Sólo me preocupo por ti! Pasas demasiado tiempo con ellas, y estás descuidando todo lo demás…tus estudios, tu familia, a mí…
-¿Y tú que sabes lo que descuido? Son mis amigas, y te guste o no, iré con ellas donde y cuando quiera.
Y se aleja de él con lágrimas en los ojos. Le quiere, y mucho; pero está cansada de que siempre intente controlarla.
Sandra, que ha visto la discusión, convoca una reunión de Lunas para consolarla.
-¿Qué ha pasado ahora?-todas la miran con cara de preocupación.
-Hemos discutido…como siempre, quería que me quedase este fin de semana en casa, estudiando, con él.
-Ese tío es imbécil, ¿es que no sabe que tienes vida fuera de los estudios y de él? Voy a ir allí y le voy a decir un par de cosas bien claras…-Úrsula, que siempre ha estado molesta con Lucas por controlar tanto a su amiga, es la primera en reaccionar.
-Ur, estate quieta, déjalo, no merece la pena…yo haré lo que quiera, y si no le gusta, que se joda.
-Esta tarde terapia pos-discusión en la heladería…¿de acuerdo chicas?-Natalia propone un plan que ninguna es capaz de rechazar, y Laura la que menos.
-¡Genial! Así me enseñáis un poco esto...
-Decidido, luego nos llamamos y nos vamos a dar una vuelta.
Entonces suena el timbre y todos vuelven a clase.
A la salida, Lucas está triste por su discusión con Andrea y a la vez enfadado porque no ve que ella este afectada.
Úrsula está charlando con Juan Carlos (Juancar para los amigos, cómo dice él) el rey de los rankings de chulazos hechos por todas las chicas del instituto. Últimamente pasan bastante tiempo juntos, y las Lunas están empezando a sospechar.
-¡Ur!¡Ven!
-¡Voy!-ella se despide de Juan Carlos y va con sus amigas- dime, ¿Qué quieres?
-¡Tú estás liada con Juancar!-la acusa Sandra.
-¡¿Yo?!-Úrsula se hace la sorprendida.
-Sí, Ur,tú…¡No te hagas la sueca!-Andrea le da un empujón en el hombro.
-¿Y se puede saber en qué os basáis?-Úrsula pone cara de niña buena, pero las Lunas la conocen, y saben que esa cara es demasiado falsa.
-Yo sólo llevo aquí dos días…y os veo muy juntitos ehh…
-Jajaja ¿ves Ur? ¡Lo nota hasta Lau!-Natalia decide ir directa-Somos tus amigas, sé sincera por favor…¿estáis juntos?
-¡No voy a decir nada!
-Chicas…¡hacedle cosquillas hasta que hable!
Y todas salen corriendo detrás de Úrsula, que se da por vencida cuando sus amigas la tienen acorralada.
-¡Vale, vale! ¡Hablaré!
-Vamos…¡empieza a hablar! ¿Estáis juntos, sí o no?
-Sí…bueno no…o sí…¡NO SÉ!
-¡Explícate!
-No estamos saliendo..pero nos enrollamos de vez en cuando…
-Ya decía yo que algo serio en la vida de Ur…IMPOSIBLE-Sandra se ríe con su propio comentario.
-Pues para tu información…no me importaría tener algo más con él.-admite ella, y a la vez que habla se sonroja, pero luego se pone seria y las regaña-ni se os ocurra contarle nada a nadie, tengo una imagen, y, sobretodo, ¡no le digáis nada a él!-y se aleja contoneándose con esa sensualidad que la caracteriza.
-Chicas…Ur se está enamorando, y eso es algo que creía imposible, pero sobretodo, es algo muy peligroso para ella…-Sandra razona con sus amigas, puesto que es la primera vez que esta se enamoraría, tienen miedo por ella, ya que Juancar no es de relaciones serias que se diga…
-¿Sabes algo? ¡Lo imposible sería que tú te enamorases Sandra!-Andrea sale corriendo después de eso, y Sandra la persigue. Laura se queda junto a Natalia, esta última se ríe, pero Laura no entiende nada.
-Sandra nunca ha tenido novio, ni nada por el estilo…además, sin contarte a ti, que aún no lo sabemos, ella es la única virgen.-le cuenta Natalia al verla extrañada.
-Ah, ya entiendo…bueno, pues, aunque me contaseis…ella seguiría siendo la única.
-Ya lo suponíamos, por como hablabas de ese tal Leo…pero no queríamos ser indiscretas.-y le sonríe-bueno, yo me tengo que ir, tengo muchísima hambre, y, además, Mario me está esperando…¿Nos vemos por la tarde vale?
-Claro, hasta luego.
Y cada una se va por un lado, Laura se gira para observar a Natalia y a Mario…forman una bonita pareja…De repente se acuerda de Leo, su ex, el Italiano que se mudó a su antiguo barrio, el que iba un curso por delante de ella, él chico de la sonrisa, su primera historia seria, su primera vez….y su primera cagada. El primer desamor, los primeros cuernos, su primera ruptura, su primer mal de amores…Le pillo con otra, una francesa de intercambio…Pero ya, basta de recuerdos. Cambio de vida. Cambio de amigos. Cambio de casa. Y, sobretodo…cambio de chico. Hay tantos chicos monos en el instituto…ojalá encuentre a alguien especial, distinto a los demás, alguien que me quiera como soy, y que no le gusten las francesas, sobretodo eso.
Por la tarde. Tarde calurosa. Han quedado en 5 minutos. Laura sale de su casa, llega al lugar donde quedó con las Lunas, justo a las cinco. Es la primera, pero no muy lejos está Úrsula, cuando llega, la saluda.
-¡Hola Lau! ¿Qué raro no? Somos las últimas por la mañana, y las primeras en la tarde- le sonríe divertida. A Laura le cae bien, en verdad, aunque todas le caen muy bien, ella le cae mejor. Admira su forma de vivir.
-¡Hola Ur! Jajaja sí…son unas tardonas-le saca la lengua y se ríen juntas.
Mientras se ríen, llegan las demás.
-¿Ya estabais criticándonos? De ti me lo esperaba Ur…pero de Lau…¡la estás mal influenciando!-y todas se ríen de la broma.
-Hemos ido a por una cosa para Lau…y a hacer una llamada para ti Ur-y le guiña un ojo.
Mientras Lau abre su regalo (capas y capas de periódico la hacen desesperar, pero es algo que la divierte) Ur está gritándole a las demás.
-¡Qué dices! ¡Estáis locas! ¡Os dije que no dijeseis nada! ¡Yo os mato!
-Tranquila, tranquila…¡es una broma!
Y Lau suelta un grito de emoción, por fin ha abierto el regalo.
-Es preciosa chicas, gracias, gracias y gracias. ¡De verdad me encanta!-y sonríe mientras observa una pulsera morada, con su nombre grabado.-Es mi color favorito.
-Lo sabemos…nos lo dijo tu madre.-Reconoce Natalia.
-¡Dale la vuelta!-Úrsula delata su participación cómo distracción con esas palabras-ups…se supone que yo no sabía nada…¡jo es que no ha visto lo mejor!
-¡Ur, eres una metepatas!
Y todas se ríen mientras Laura observa la parte de atrás de la esclava: “Juro solemnemente que esta amistad será para siempre”
-¡Es precioso chicas! ¡Gracias!
-Todas tenemos una de nuestro color, sólo faltabas tú
-Pero, antes de nada, ¡tienes que jurarlo eh!
-Si eso, tienes que hacer el juramento.
Y todas se ponen aparentemente serias con la mano en el corazón, mientras Laura recita esas palabras en el momento en el que Úrsula le pone la pulsera. Y después todas se ríen, divertidas.
-Venga, ¡vamos a por un batido!
Y una tarde de batidos, compras, risas, historias, anécdotas, parques…de amistad.
-Brindemos por las Lunas-dice Sandra.
-Por la amistad-añade Natalia.
-Por nuestro viaje soñado-incluye Andea.
-Por estar unidas SIEMPRE-grita Úrsula.
-Y sobretodo, por qué nada nos separe jamás-termina Laura.
Y todas beben de sus batidos.

Más tarde, en una tienda, al pasar por el escaparate, todas se fijan en lo mismo. Un colgante, el colgante. Un colgante con una luna de cristal, de varios colores, de distintos tamaños… y todas se miran, y, como si pudiesen leerse los pensamientos, todas entran en la tienda.
Al salir de allí, cada una lleva puesto uno de esos colgantes, cada una de un color, iguales pero diferentes, en perfecta armonía. Las Lunas.
Un rato después, están sentadas en un parque, riéndose contándose historias…
Y de repente llegan las Pink.
-Mira, las fracasadas…cuidado chicas, no os vayáis a contagiar- se ríe Paloma con malicia.
-Mira, están con la nueva…¿te has decidido por las perdedoras?-Iziar decide atacar a Laura.
-No, tranquila…-Laura la mira con una expresión inexcrutable-no me he decidido por vosotras-y la mira condescendientemente mientras las Lunas se ríen y, las Pink, derrotadas y avergonzadas, se alejan.
-Esa no sabe con quién se ha metido-dice Iziar realmente enfadada.
-Lau, creo que te has ganado una enemiga de por vida…-Sandra, que ha oído a Iziar, la mira preocupada-ten cuidado, ésa es capaz de todo y más.
-Bah! No te preocupes tanto Sandra…las Lunas estamos con ella, ¿verdad chicas?-todas asienten ante la pregunta de Úrsula-además…¡a mí esas no me dan ningún miedo!- y se ríen a carcajadas.
Y siguen riéndose, y diciendo tonterías, juntas, siempre…las Lunas, simplemente, ellas.



Por: Eva Vico

2 comentarios:

  1. :) jejeje graciias :)
    ya tengo las dos partes siguiente, mañana creo que subire otra jejeje

    ResponderEliminar